Capítulo 1: Caracterización de la etapa

    1. A nivel Global

6. En estos años el imperialismo está cambiando sus clásicas formas de operar, con nuevos conceptos globales de seguridad, terrorismo, amenazas irregulares, guerras de cuarta generación y organismos multinacionales buscando debilitar las capacidades de acción y definición de los estados nacionales. Como ejemplo de ello citamos:

-Creciente peso de las empresas transnacionales y desarrollo de sus capacidades para generar cursos de acción de los gobiernos o para lograr excepciones en el territorio de los Estados nacionales, imponiendo condiciones por varios mecanismos, como las exoneraciones impositivas, la liberalización financiera y otros mecanismos que favorecen sus ganancias.

-Creciente peso de los organismos supranacionales y un variado tipo de agencias privadas, como las calificadoras de riesgo, las medidoras de transparencia, los tribunales para dirimir diferencias en los tratados, las indicadoras de libertad de comercio, para incidir en la política económica y para transformar la gestión pública en general, a través de una red de injerencias en la soberanía de los Estados. Ello se vehiculiza por nuevos tipos de registros y dictámenes de las citadas agencias, modificando la dependencia “clásica” en cuanto a endeudamiento y cartas de intención con el FMI, a partir de dispositivos más sofisticados y solapados de condicionamiento económico a la soberanía de los Estados.

-Control de los principales medios de comunicación orientándolos a convalidar y presentar como un “hecho natural” el predominio de las transnacionales y los países capitalistas centrales, lo que constituye un verdadero desafío en relación a las posibilidades y responsabilidades de los medios de comunicación”.

El nivel de explotación durante la hegemonía neoliberal produjo una masa de ganancias de tal volumen que el aparato productivo ya no podía rentabilizar. Para evitar una crisis de sobreproducción, se desreguló el sistema financiero, donde finalmente se inventaron las diferentes formas para que el capital continuara su acumulación incesante. La desregulación financiera creó mecanismos que rompieron el frágil equilibrio entre el sector real de la economía y su contraparte financiera. La crisis que ocasionó, iniciada en 2008-09 en Estados Unidos, fue de tal magnitud que afecta hasta hoy a todos los países del capitalismo central. El gobierno de Barack Obama salvó a los banqueros, preservando la hegemonía del capital financiero y de Wall Street.

7 bis. El análisis de la situación política y económica global debe incluir los fenómenos que se están dando en Asia, y en particular en China, India y otros países de la región. Con los territorios más poblados del planeta, con muy altas tasas de crecimiento económico, con políticas de inversiones nunca vistas, con decisiones políticas dirigidas a aumentar su peso en la economía global, están cambiando el mapa de la distribución del poder mundial. China es el principal exportador de bienes industriales del mundo y participa en forma creciente en el comercio de las materias primas y la energía que precisa para sostener su producción. Incluso está participando en el mercado mundial de las finanzas, siendo el Banco Popular Chino el principal tenedor de la deuda externa norteamericana. El capitalismo se plantea ¿Cómo competir con las reglas de juego del libre mercado con la competitividad que alcanzaron estos países? Esto está teniendo implicancias en el mercado mundial de los metales, de los alimentos, de la energía, de las finanzas, y plantea un escenario nuevo en la correlación de fuerzas del poder mundial. Un punto nada menor es el modelo de relaciones económicas de China con los países subdesarrollados de África, Medio Oriente y América Latina, donde está realizando inversiones y comercio crecientes. Las autoridades chinas dicen que no desean vínculos de subordinación del tipo que tuvimos con los imperialismos capitalistas y están dispuestos a relaciones de intercambio y cooperación. Incluso están instalando Centros Confucio como forma de intercambio cultural en todas estas regiones.

Todo ese proceso se está dando en forma vertiginosa, pero en el caso de China es el resultado de decisiones políticas que viene tomando el Partido Comunista Chino, que con sus 80 millones de afiliados es el más grande del mundo.

39. A nivel general se están dando transformaciones importantes en la sociedad de nuestros países, que es necesario considerar. Las contradicciones de la sociedad ya no se estructuran solamente en torno al conflicto capital-trabajo, sino que sobre la base del análisis materialista de la sociedad capitalista, hay una importancia creciente de movilizaciones parciales, por nuevas identidades colectivas, como las vinculadas a los derechos sexuales, grupos generacionales, temas ambientales, movimientos feministas, el derecho a la información, los derechos de los consumidores, a la salud, las autonomías regionales. Así aparecen nuevos mecanismos de acciones colectivas y formas no convencionales de movilización, que generan nuevos modelos de representación y negociación, que no son las clásicas de las prácticas sindicales o de los partidos políticos como representantes de sectores sociales. Aparece una nueva fuerza militante que se aplica a vigilar y denunciar, con un contenido democrático positivo, pues supera los mecanismos de la democracia meramente electoral, pero con un accionar puntual, sin continuidad y sin construir un compromiso para modificar las causas estructurales de las desigualdades que los motivan. En general estos grupos tienen simpatizantes y adherentes más que afiliados, y manifiestan sensibilidades por asuntos que las organizaciones de izquierda no han priorizado. Esta constatación de hechos en marcha, que aparecen como principales en la etapa, son nuevas contradicciones, pero es importante definir cuál es la fundamental. Para nosotros es la lucha de nuestros pueblos contra el imperialismo, y debemos tener en cuenta que incluso las luchas por las reivindicaciones válidas de la etapa son aceptadas por el capitalismo, siempre que no conduzcan a cambios más profundos del sistema económico social injusto contra el que nosotros/as luchamos. De todas formas, pueden ser importantes puntos de acumulación para aportar a la contradicción fundamental.