Le hicieron guiñadas a los golpistas | Daniel Caggiani

Foto de Daniel Caggiani hablando

 

El ex Canciller del Gobierno de Sanguinetti y de Batlle el Dr Didier Opertti, dedica una columna de Opinión del diario El País de Montevideo, tratando de aclarar cuál fue el posicionamiento de Uruguay en ocasión del Golpe de Estado a Chávez en Venezuela en Abril de 2002, intentando responder a algunas de las apreciaciones que realizamos en ocasión de la interpelación al actual Canciller Rodolfo Nin por parte del Diputado Ope Pasquet.


El ex Canciller, de quién merece mi mayor respeto intelectual, más allá de las diferencias políticas e ideológicas, sostiene que "Uruguay no miró para el costado sobre el golpe de Estado en Venezuela".

Sin duda que Uruguay no miró para el costado en ocasión del Golpe de Estado. Más aún, fue partícipe de una actitud, que otros países del mismo signo ideológico también tuvieron es esa época, de no sólo no ser un ferviente defensor de la posición que se había constatado un Golpe de Estado a un Presidente Democráticamente electo como Hugo Chávez solicitando en el concierto internacional su reincorporación, sino que sé abstuvieron de hacerlo y dejaron abierta la posibilidad de reconocer al "gobierno de facto" en función del "grado de estabilidad que esas autoridades puedan acreditar, del grado de control de la situación interna de Venezuela."

Tamaño posicionamiento político tuvo el Uruguay que quedó grabado en la conferencia de prensa qué dieron el ex Presidente Batlle y el ex Canciller Opertti el 13/4/2002 en Uruguay y que además sin duda quedaron grabadas en las peores hojas de nuestra historia contemporánea. Esa misma semana Uruguay presentaba moción en Naciones Unidas contra Cuba, y votaba en contra de una moción que condenaba la ocupación ilegal de Territorios Palestinos por parte del Estado de Israel.
Sexo explícito diría él compañero Ñato...

No sólo miraron para el costado sino lo que es más grave, le hicieron guiñadas cómplices a los golpistas...

Aquí les dejo parte de la conferencia y su link y también el link de la columna de Opertti.

PERIODISTA: Señor Presidente, para que quede claro: a pesar de haberse interrumpido el proceso democrático en Venezuela, más allá de las concordancias o discrepancias que existan con el ex gobierno del Presidente Chávez, ¿Uruguay, y concomitantemente el Grupo de Río, reconocen al nuevo gobierno?

PRESIDENTE BATLLE: Perdón, no se trató ese tema, porque esa es una resolución individual de cada país, no va a ser una resolución colectiva. Las relaciones son bilaterales y es una resolución individual. Como usted comprenderá, no tiene ningún sentido que el mismo día y a la misma hora que hay un proceso de esta naturaleza, sin tener ningún tipo de información, usted pueda reconocer a un gobierno. Por tanto, estamos convocando a la OEA, para poder tomar la información necesaria, a los efectos de que luego cada uno de los gobiernos tome el camino que deba tomar. A esta altura de los acontecimientos a mí la cosa que más me ha impresionado, no solamente desde el punto de vista político, lo que más me ha impresionado más allá del tema terrible de la violencia que se desató contra esa manifestación y de las muchas muertes que han habido, que no sé todavía si se ha alcanzando a una enumeración completa de cuántos fueron los muertos y cuántos fueron los heridos, lo que más me ha llamado la atención son las declaraciones del ex Ministro del Interior del gobierno de Chávez. Es notorio que el ex Ministro del Interior del Gobierno de Chávez, el señor Miquilena, es un antiguo dirigente venezolano del Partido Comunista que ha sido por otra parte, según se dice públicamente, una especie de mentor del gobierno de Chávez y que participó de un sueño, como él mismo lo ha declarado, se retiró no hace mucho tiempo del gobierno del señor Chávez y ha hecho manifestaciones tremendamente duras. Ha hecho manifestaciones en donde dice que es el responsable de los desastres y las masacres ocurridas y que francamente él considera que está manchado de sangre. O sea las manifestaciones del señor Miquilena son las únicas de un integrante del gobierno de las cuales hasta ahora hemos tenido conocimiento. Seguramente será porque no hemos podido tener otra información que la que llegó a nosotros por la vía de las televisiones y por la prensa, pero nos ha parecido lo más contundente y lo más claro, sobre todo por provenir de una persona que participó del movimiento de Chávez desde el principio, desde su inicio, que es una persona de larga actuación política en Venezuela, de una connotada opinión política referida a una determinada ideología política, que participó además como Ministro del Interior hasta hace poco tiempo y que se retiró del gobierno y se puso enfrente del gobierno y a raíz de los acontecimientos del jueves ha hecho manifestaciones tan categóricas y tan duras como las que nadie ha hecho hasta ahora, ni siquiera de aquellos que han participado en todo este movimiento cívico que determinó los acontecimientos que concluyeron en la actitud de los comandos militares de la Guardia Nacional y, digamos, del Estado Mayor del Ejército venezolano. Porque si vemos cómo ha sido este proceso a lo largo de los últimos 60 días, o 90 días o más, ha sido un proceso en donde progresivamente en donde un tiempo fue una confrontación con la Iglesia, otro tiempo fue una confrontación con los sindicatos, otro tiempo fue una confrontación con las Federaciones de Cámaras llamadas FEDECAMARAS y el final fue una confrontación con PEDEVESA. O sea no hubo una confrontación con partidos políticos: ni COPEI ni Acción Democrática participaron a lo largo de todo este proceso de una confrontación política entre determinados partidos, que están inclusive muy debilitados –como lo muestran los sucesos electorales no lejanos- sino que ha sido una progresiva radicalización entre los sindicatos, las Cámaras de Comercio, de Industria y demás, la Iglesia, los medios de comunicación, tanto televisiones como diarios, han estado involucrados en este proceso de, en este contencioso, y finalmente todo explota cuando se interviene PEDEVESA. Cuando no solamente se interviene PEDEVESA quitando de su mandato a quien la dirigía, sino que se sustituyen las gerencias y se sustituye el estado mayor de esa gran compañía venezolana y ahí se produce una huelga, que luego esa huelga se prolonga, en el medio de la misma se prolonga la huelga, hay una reacción pública muy, muy fuerte del Presidente de la República, se produce la manifestación del jueves que termina en estos episodios que son los que finalmente inducen al no a algún grupo de oficiales sino al global de todo el sistema militar a decir ‘De esto no participamos más.’ Y para mí, las apreciaciones políticas del señor Miquilena, por su trayectoria, por su antigüedad personal –es un hombre mayor que ha vivido la vida política venezolana durante muchísimos años- y sus apreciaciones reflejan el estado de situación de la sociedad venezolana en este momento. O sea que todos estos valores los tendremos que apreciar en común cuando lleguemos a la OEA, recibamos toda la información y veamos cómo son los procesos futuros. No nos podemos adelantar a las cosas puesto que las cosas tienen un continuum: han tenido un antecedente, han tenido un desenlace, vamos a ver cómo continúan, cómo se procesan, estos cambios.

PERIODISTA: Señor Presidente: el Embajador venezolano en Uruguay hace unos días –ayer, precisamente- dijo que no reconocía al actual Gobierno de Venezuela. ¿Qué pasa si el Gobierno del señor Carmona le envía un Embajador a Uruguay? ¿Se le recibe?

PRESIDENTE BATLLE: Perdón: usted me está hablando de cosas que yo desconozco, son las cosas de protocolo diplomático que desconozco. La única cosa que conozco en materia de protocolo es una cosa que en su momento me enseñó el señor Ministro, que era lo que decía el señor Pacheco Areco, que decía que el protocolo consistía en aflojar los músculos y seguir el movimiento.

PERIODISTA: Pero si vuelve...

PRESIDENTE BATLLE: O sea que el señor Canciller es el que podrá contestarle con precisión a ese tipo de preguntas que yo, francamente, no se la puedo contestar porque no la conozco.

PERIODISTA: Entonces le traslado la pregunta al señor Canciller: ¿si llega un nuevo Embajador de Venezuela a Uruguay se le reconoce y eso significa reconocer la validez del nuevo gobierno?

CANCILLER OPERTTI: Vamos a tomar en cuenta lo expresado por el señor Presidente en cuanto que este proceso es un proceso en curso, no es un proceso que esté agotado. En la próxima semana seguramente habrá una convocatoria: ahora mismo, a estas horas, está reunido el Consejo Permanente de la OEA en una sesión extraordinaria. Y ese Consejo seguramente convocará una reunión posterior a nivel de Cancilleres. Entre tanto, el señor Gaviria irá a Venezuela, verá cuáles son las circunstancias, verá quiénes están al frente de la autoridad en ese país. Esas informaciones los distintos gobiernos las iremos recibiendo, las iremos procesando, y naturalmente el reconocimiento o no reconocimiento va a depender del grado de estabilidad que esas autoridades puedan acreditar, del grado de control de la situación interna de Venezuela. Para el reconocimiento son necesarios tres elementos básicos: que la autoridad se ejerza sobre todo el territorio, que se ejerza sobre toda la población y que se exprese a través de un sistema de autoridades llamado gobierno. Si se dan esos tres requisitos y por lo tanto el Uruguay está en condiciones de verificar la presencia de esos tres requisitos, en ese caso la pregunta suya sería contestada de manera afirmativa. Pero creo que no debemos especular sobre esto en forma un tanto teórica sino mirar las cosas en su desarrollo práctico, en su desenvolvimiento político en las próximas horas.

PERIODISTA: Ahora, Ministro, haciendo referencia a lo que usted mencionaba, ¿ha tenido comunicación con su par venezolano en las últimas horas?

CANCILLER OPERTTI: ¿Con el antiguo par?

PERIODISTA: Se lo pregunto a usted.

CANCILLER OPERTTI: Digo con el antiguo.

PERIODISTA: Con el antiguo.

CANCILLER OPERTTI: No, no hemos tenido ningún contacto.

PERIODISTA: ¿Cómo puede afectar eso entonces a futuro...

CANCILLER OPERTTI: Perdón, vamos a entendernos: el señor Dávila estuvo con nosotros, con el señor Presidente y con nosotros. Él participó incluso en las reuniones en representación del Presidente Chávez, por cuanto el Presidente Chávez, como es obvio, no estaba presente y el Presidente Dávila estuvo con nosotros hasta último momento, luego en un determinado momento recibió la información de que todo el gabinete había sido destituido, esa fue la indicación que llegó a nosotros, y a partir de ese momento el Presidente Dávila se retiró de la reunión...

PRESIDENTE BATLLE: El Canciller

MINISTRO OPERTTI: ...el Canciller, perdón, el Canciller Dávila se retiró de la reunión y en estos momentos no podríamos nosotros con absoluta precisión establecer donde se encuentra.

 

http://archivo.presidencia.gub.uy/noticias/archivo/2002/abril/2002041303.htm

http://www.elpais.com.uy/informacion/opertti-uruguay-no-miro-costado.html