Sistema de Subsidio a la Demanda Habitacional

Susana Pereyra

Este proyecto, sobre Sistema de Subsidio a la Demanda Habitacional, tiene como principal objetivo transformar el actual sistema. Reorientar este instrumento para dirigirlo al corazón de nuestra política de vivienda, a las familias mas vulnerables en lo que refiere al acceso y permanencia en la vivienda adecuada.

Desde el gobierno entendemos la política de vivienda como una de las políticas sociales que brinda un mayor grado de inclusión, ya que la vivienda y el entorno en el cual nos desarrollamos nos define cultural y socialmente, es por eso que el derecho a la vivienda, no solo en cuanto a su acceso, sino también en cuanto a la permanencia en la misma deben ser considerados como un derecho humano. En este sentido, ni el acceso, ni la permanencia deben estar supeditadas a variables socio/económicas. No se debe estratificar según los ingresos el acceso a diferentes tipos de viviendas, las diferencias deben basarse en las necesidades de las familias. Por lo cual debe haber garantías sobre la adecuación de las viviendas, y es obligación del estado, no solo desde la perspectiva como un lugar espacial en el que el sujeto habita, sino como la suma de elementos identitarios individuales y colectivos, que se expresan en términos de convivencia, involucrando no solo conceptos materiales sino también simbólicos.

Nosotros vamos recorriendo el camino a una prestación de vivienda que posee estándares de confort y que se define con independencia de las condiciones socio-económicas de las familias. El subsidio que otorga el estado, se brinda en forma de subsidio a la cuota de amortización del préstamo, de manera que las familias pagan en función de sus ingresos, y no en base al valor de la prestación. El estado pone una fracción de la cuota del préstamo que las familias no puede pagar, teniendo en consideración los ingresos totales y la cantidad integrantes de la familia.

En el articulo 1º, de este proyecto de ley, se establece que ningún hogar podrá ser afectado en el servicio de amortización del préstamo en un monto que supere el 25 % de sus ingresos, pudiendo el Ministerio aplicar distintas variantes del instrumental de subsidios, para lograr uno de los objetivos estratégicos de nuestra política de vivienda, la permanencia en el hogar de las familias mas allá de ciclos vitales, en especial aquellas mas vulnerables. Ademas para las cooperativas de usuarios o de propietarios se aplicara a cada uno de sus socios, según las necesidades de los mismos. Antes este monto podía llegar al 30%, hoy intentamos que el peso relativo de acceder a una vivienda sea significativamente menor. Mediante un préstamo a amortizar a lo largo de 25 años (o 35 excepcionalmente), se plantean un montón de incertidumbres para los hogares, por lo cual el estado debe contenerlos mediante herramientas adecuadas tales como el subsidio a la cuota.

En el articulo 2º, se establece que los Planes Quinquenales deben definir de forma clara las características de la población factible de ser atendida con los recursos públicos, precisar las variables (no solo económicas) que definan a esa población que lo necesita en términos de hábitat. También se definen las características de los tipos habitacionales que podrán ser financiados por los recursos públicos, los cuales no podrán exceder lo establecido en la Ley Nº 13728. Por otro lado también se establece el aporte exigido a cada hogar para poder ser financiados con recursos públicos.

El articulo 3º, define de forma concreta el subsidio habitacional como la ayuda estatal directa la que es otorgada sin cargo de retribución por parte del adjudicatario. Aquí insistimos en que facilitar el acceso y la permanencia de las familias en una vivienda con énfasis en los sectores mas vulnerables, colabora en la ardua tarea de intentar revertir las diferencias socio-económicas entre los sectores sociales y como estos se manifiestan en el territorio. Todos somos merecedores de una casa, de un bien de calidad con los adecuados estándares de comodidad y calidez, independientemente de los ingresos.

En el articulo 4º, se enumeran los diferentes subsidios habitacionales sus formas y aplicaciones las que podrán ser en forma complementaria. En el Literal A) están los subsidios directos de capital, es decir, contribuciones de dinero, especie o mano de obra para construir, mejorar y ampliar la vivienda. En el Literal B) La contribución al pago de la cuotas de amortización y/o intereses. Esto destinado a que las familias permanezcan en sus hogares, mas allá de los ciclos económicos que deben enfrentar. Por otra parte los Literales C), D) y E) fijan alquileres inferiores a los que corresponderían para la recuperación de las inversión sobre inmuebles de propiedad de organismos de derecho publico, contribuir en el pago de alquileres en viviendas privadas para familias vulnerables según las especificaciones del Plan Quinquenal de Vivienda.

El articulo 5º, de este proyecto de Ley incorpora grandes cambios en relación a los subsidios ya que especifica los porcentajes máximos de afectación a los ingresos familiares, que se aplicaría a la amortización de prestamos o al pago de alquiler. El nivel de ingreso se refiere a los ingresos totales del hogar y a la cantidad de integrantes del mismo y se mide en unidades de Canastas Básicas de Alimentación (CBA), según la definición del Instituto Nacional de Estadística. Se establecen topes diferenciales para los diversos niveles de ingreso, con el propósito de instrumentar un régimen progresivo que priorice a las familias con mayor grado de vulnerabilidad.

En el articulo 6º, se refiere a que al otorgarse el subsidio del literal A) mencionado anteriormente, es decir los subsidios directos de capital, se dejara constancia en el titulo de propiedad del monto de dicho subsidio, el porcentaje que este representa del valor total de la vivienda y el plazo de vigencia del mismo. Por esta razón la propiedad no podrá ser objeto de ninguna transacción del tipo venta o alquiler, tampoco ceder su uso, durante el plazo definido que inicia con la ocupación de la vivienda, sin devolver en forma previa o simultanea el monto del subsidio ajustado. Por su parte los otros, como el subsidio a la cuota y alquileres cesaran de forma inmediata ante cualquier irregularidad.

Del articulo 7º, surgen las penas por el incumplimiento de los compromisos asumidos al acceder a un subsidio, las cuales podrán llegar a ser la devolución del 100% del valor del mismo, en particular en lo que refiere a los subsidios de capital. Para los subsidios de cuota y de alquiler en sus dos variantes, el incumplimiento, es decir, la declaración falsa, la no ocupación de la vivienda, alquilar o sub-alquilar, la venta sin autorización, el cambio del destino habitacional, entre otras posibles irregularidades, determinaran el cese inmediato del subsidio, siendo posible la exigencia del monto total de la cuota de amortización o alquiler asumido desde la fecha que fue otorgado. Ademas de la inhabilitación a solicitar financiación o subsidio por los próximos 10 años.

El articulo 8º establece que el subsidio tendrá las siguientes características: temporal, revisable, revocable y sujeto a las verificaciones pertinente por parte delas autoridades. Es decir, durante el tiempo que sea necesario las familias que así lo requieran podrán ser beneficiadas por el el subsidio a la cuota, pero siempre sujetas a los cambios en el nivel de ingreso y cantidad de integrantes en la familia.

Con este proyecto de ley no hacemos mas que profundizar una idea que la política de vivienda deber ser considerada como parte estratégica del paquete de políticas sociales y parte del sistema de protección y bienestar social del estado. Estamos promoviendo procesos de inclusión social reales, estamos deteniendo el segregacionismo territorial y estamos distribuyendo riqueza.