fbpx

La campaña de las internas ha permitido que el Frente Amplio presente a la ciudadanía su Programa único para el periodo 2020-25. Hoy podemos dar certeza de compromisos —de dominio público— contenidos en un Programa construido en forma democrática y con amplia participación de los adherentes y militantes del Frente Amplio. Una buena votación en las elecciones internas es conseguir respaldos de la ciudadanía a este Programa 2020-25.

Que el Frente Amplio vote bien el 30 de junio es una señal contra los eslóganes de “sacar del Gobierno al FA”. Es advertir que se darán luchas a las intenciones de acuerdos electorales y programáticos de las oposiciones al FA. Acuerdos que dejan sensación de “puro humo”, ya que parece difíciles que puedan surgir de propuestas opositoras muy diversas. Más simple, parece complejo acuerdos de propuestas conservadoras y liberales —bien conocidas en los partidos políticos fundacionales— con las de noveles sectores políticos que expresan intereses corporativos donde las manifestaciones de sus principales referentes ponen en cuestión hasta la institucionalidad de la democracia republicana de nuestro país.

Una buena votación del FA es plantarse contra la clara orientación antipopular del arco opositor. En esencia, es frenar a las oposiciones en sus principales aspiraciones de recorte en el acceso a los derechos, de achicar el gasto social, de frenar —o directamente desmantelar— los procesos de fortalecimiento de un Estado con roles de orientador del desarrollo sustentable. Esa misma votación significa plantarle cara a las aspiraciones restauradoras de procesos con privilegios al capital y la riqueza, junto a sus personeros y los sectores sociales vinculados; y que no se debe engañar a la ciudadanía con promesas demagógicas y engañosas.

Tener una buena votación del FA este 30 de junio es necesario para alentar los ánimos y el fervor requerido para ir por el objetivo principal: el triunfo en las elecciones nacionales del próximo octubre. Es seguir creyendo que con nuestro esfuerzo militante desplegado en todos los ámbitos y territorios, más el Programa y una campaña electoral propositiva y emotiva, es donde anida la fuerza para lograr el desafío de renovar la confianza de la ciudadanía. Y que el soberano termine depositando en el Frente Amplio la responsabilidad de conducir el Gobierno nacional a partir del 2020.

Por último, lograr una buena votación del Frente Amplio es respaldar el proceso de recambio de referentes del Frente Amplio a nivel nacional. Es conseguir nuevos niveles de respaldo político a las responsabilidades militantes que asumieron la Compañera Carolina Cosse y los Compañeros Daniel Martínez, “El Boca” Andrade y Mario Bergara. Los que han trabajado con energía, entrega y firmeza durante esta campaña electoral hacia las elecciones internas. Los que han hecho grandes esfuerzos por recorrer todo el país para encontrarse con los militantes y adherentes de nuestro FA. Asumiendo la defensa de los logros de los Gobiernos el FA. Confrontando con representantes de la oposición y con muchos mensajes