Sebastián Sabini

Llegando al final del período legislativo ordinario entiendo necesario hacer una rendición de cuentas del trabajo parlamentario realizado en estos dos períodos: 2010-2015 y 2015-2020. La tarea de representante nacional implica la labor explícita de redactar leyes que tienen como objetivo último la mejora de la calidad de vida de todos los habitantes de la república. Pero el trabajo diario de un legislador también es vincular a la ciudadanía con el gobierno, estar cerca del territorio y su gente. Dialogar con las organizaciones que hacen al funcionamiento del país. El hacer fundamental de un representante es cumplir con la obligación de llevar adelante un conjunto de ideas que la ciudadanía eligió acompañar. 

Desde 2010, cuando el voto popular me otorgó la inmensa responsabilidad de formar parte del Parlamento, como parte del Espacio 609 y el Movimiento de Participación Popular, me he abocado a estas tareas, especialmente dedicado a temas educativos, dada mi condición de docente de educación secundaria. Pero también he abordado otras áreas integrando la Comisión de Adicciones y la de Equidad y Género. 

El objetivo de estas líneas es compartir con ustedes la tarea desarrollada desde mi lugar en la Cámara de Representantes a modo de rendición de cuentas luego de diez años de trabajo legislativo. Como servidores públicos nuestra labor está disponible para quién quiera consultarla. Mucho de lo realizado lo hemos vivido cara a cara con la gente y en los barrios. 

También es momento de agradecer a los integrantes de la Bancada del Frente del Amplio, a los legisladores del MPP-609, a todos los compañeros y compañeras que en forma anónima colaboran en la tarea diaria y hacen posible este trabajo. Las realizaciones reseñadas son conquistas de un equipo que potencia las capacidades individuales. 

En lo que sigue les dejo una breve síntesis del trabajo desarrollado en estos años.

La primer obligación de un legislador es atender el debate político, estar informado de los proyectos y participar de las sesiones y comisiones de trabajo. Más allá de estar presente en el territorio y atender las demandas de la población entedemos esencial la presencia a la hora de la participación y el debate en todas las instancias parlamentarias. 

1 Todos los datos reseñados se encuentran disponibles en: https://parlamento.gub.uy/camarasycomisiones/legisladores/9894 

Asistencia a Sesiones 97.5% 

Asistencia a Comisiones 94.5% 

Período 2010-2020 

A lo largo de estos diez años fui parte de la elaboración de proyectos de ley que han logrado aprobación y otros que han naufragado por no alcanzar los votos suficientes. A su vez he participado de las diferentes instancias presupuestales, priorizando el debate desde la educación, así como en otras instancias como interpelaciones o llamados a sala, régimen de media hora previa, exposiciones escritas o pedidos de informe, de diferente dimensión y entidad. 

Entre las leyes aprobadas, tuve participación en algunas que significaron un cambio estructural para nuestro país, sobre todo, en la ampliación de derechos. En el primer período participe de la votación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y promovimos junto al gobierno nacional el presupuesto educativo, priorizando la mejora en las remuneraciones docentes, la ampliación de la oferta educativa hacia la primera infancia y el desarrollo de la Universidad de la República, especialmente en el interior del país. 

En el marco de la participación en la búsqueda de acuerdos interpartidarios, impulsamos la creación de la Universidad Tecnológica, que marcó una transformación cualitativa en nuestro sistema educativo, apostando al desarrollo tecnológico y productivo, trasladando el foco desde la capital al interior. 

A su vez planteamos la necesidad de que la formación docente sea de carácter universitario a través de la creación de la Universidad de la Educación, con autonomía y cogobierno, a diferencia de lo que había proyectado la Ley de educación en 2008, con la creación de un Instituto Universitario. La Universidad de la Educación promovería la investigación, enseñanza y extensión en la formación docente en niveles de grado y posgrado. El proyecto contó con las mayorías especiales en la cámara de Representantes pero no prosperó en la cámara de Senadores. 

También en el ámbito educativo desde de 2015 hemos planteado en varios foros la necesidad de impulsar un Plan Nacional de Educación de largo alcance que establezca metas y objetivos en los diferente niveles. 

La Ley de Matrimonio Igualitario fue un paso hacia el reconocimiento y la igualdad de derechos que todos tenemos como seres humanos, sin importar nuestra orientación sexual. 

La Ley de Regulación y Control del Cannabis, que debió atravesar por duras críticas en el momento de su elaboración y discusión, ha demostrado ser eficiente en la reducción del mercado ilegal dejando atrás años de políticas prohibicionistas. Pero al mismo tiempo nos abrió la puerta a otras alternativas con valor productivo para el país y también en la mejora de la salud. 

Actualmente se encuentran en discusión tres proyectos de Ley sobre Cannabis Psicoactivo, de Investigación Científica, de uso Medicinal y Terapéutico, estos dos últimos con media sanción por parte de la Cámara de Representantes. Las posibilidades son enormes y seguimos trabajando en eso junto a varios compañeros y compañeras. 

El año 2015 estuvo marcado por la discusión y aprobación del presupuesto quinquenal 2015-20 dónde la bancada del Frente Amplio y en especial la 609 priorizó la reasignación del gasto hacia los incisos de Educación logrando ampliar los recursos destinados a ANEP, UDELAR y la recientemente creada, UTEC. 

En setiembre de 2018 presenté un proyecto para modificar el artículo 41 de la Ley de Educación con el objetivo de facilitar los convenios de cooperación entre las instituciones de enseñanza y la comunidad que los rodea: organizaciones culturales, deportivas, etc. Se trata de un instrumento dinamizador de la colaboración que busca acortar los procesos burocráticos sin eliminar el contralor administrativo. El proyecto aún se encuentra en observación de la Comisión de Educación. 

Otro proyecto que ha demandado numerosas horas de trabajo con intensas negociaciones con las partes involucradas, es el de Derechos de Autor. La modificación del artículo 29 de la Ley N° 9.739 fue presentada y aprobada en Cámara de Representantes y se mantiene a estudio de la Cámara de Senadores. Sin duda será uno de los grandes debes de este quinquenio. 

Por último menciono la aprobación de Ley Integral para Personas Trans, aprobada a fines de 2018. En primer lugar, significó el reconocimiento para una población históricamente vulnerada. En segundo lugar, se trató de un momento de profunda emoción ya que, además, me tocó presidir esa histórica sesión en que fue aprobada la ley. Seguramente uno de los recuerdos más lindos que me voy a llevar de mi tarea en el Palacio Legislativo. 

Además de estos ejemplos reseñados también hemos sido parte de la concreción de metas, que pueden parecer de menor relevancia, pero que hacen al sentir de los individuos y comunidades, como el otorgar nombre a instituciones educativas. Tal el caso de la Escuela Joaquín Lencina de Toledo, la Escuela de Canelones Ofelia De Horta Campodónico, el Jardín de Infantes de La Paz Marta Vivas Borbonet, el Liceo Nilda Irazoqui de Santa Lucía, el Liceo de Juanicó José Luis Massera, y el histórico cambio de nombre del liceo 26 de Montevideo que en la actualidad se denomina Líber Falco. 

La tarea legislativa incluye la representación de nuestro parlamento en diversos organismo internacionales y eventos vinculados a los temas de trabajo. En estos 10 años participé de 23 encuentros representando a Uruguay fuera del país, integrando el Parlatino y el Parlasur. También siendo parte de la iniciativa denominada Parlamentarios Latinoamericanos, el Observatorio de la Democracia y en otros eventos relacionados con política de drogas, educación y derechos humanos. 

La representación de nuestro Parlamento fuera de fronteras se relaciona con un tema al que el Frente Amplio ha prestado fundamental atención desde 2005, y es el manejo de los dineros públicos. Con ese fin fue aprobada en julio de este año la Ley 19.771 que regula el otorgamiento y uso de viáticos a funcionarios públicos. Pero más allá de esta nueva herramienta legal que permite transparentar el manejo de los fondos estatales, nuestra fuerza política ha marcado una línea de acción al respecto. En lo personal, hice una devolución del 30,2% de los viáticos que me fueron otorgados para los gastos de representación en esos viajes (lo que hace un total de 7.924 dólares devueltos en estos diez años de gestión ).

En la tarea de contralor que prevé la división de poderes que establece nuestra constitución, en el último periodo solicité quince Pedidos de Informe a organismos estatales, la mayoría de ellos al Ministerio de Educación y Cultura, sobre diversos aspectos como: la implementación del plan de tiempo completo en el Liceo No 4 de Rivera o sobre la evolución de obras en el Liceo Cassarino del departamento de Canelones, o al respecto de la situación del Programa de Centro de Lenguas Extranjeras. También hice consultas al M.T.O.P., al M.I.E.M., M.V.O.T.M.A., a la Suprema Corte de Justicia y al Tribunal de lo Contencioso Administrativo. 

Con la vista al frente 

La tarea parlamentaria ofrece una enorme serie de satisfacciones. Cuando se concreta un proyecto de ley, que siempre requiere un gran esfuerzo de negociaciones y acuerdos, se genera un regocijo por la labor cumplida. Pero muchas veces el resultado no es el esperado. 

2 Todos los datos se encuentran disponibles en: http://www.diputados.gub.uy/transparencia/reporte-economico/ 

En medio de un ciclo electoral todo se está por definir de cara al futuro. O casi todo. Si me toca ocupar algún puesto de gobierno en el próximo período lo haré con el mismo compromiso y responsabilidad que asumí desde el primer día. En donde no hay incertidumbres es sobre la actitud militante y ética que me pondrá al lado de las y los compañeros para seguir trabajando por un país más justo y democrático.