fbpx

Durante los gobiernos del Frente Amplio se ha trabajado para mejorar la policía de Uruguay. Una policía más comprometida, humana e integrada a la sociedad civil es fundamental para una mejor convivencia y seguridad. Desde 2005 en adelante, las políticas de seguridad implicaban una policía más profesional. En consecuencia, la formación de la policía y los salarios policiales mejoraron notablemente. Veamos estos cambios en profundidad. 

Profesionalización de la policía

Con la reforma policial hubo una revalorización del trabajo de los efectivos policiales. Los salarios policiales aumentaron. Mejoró la capacitación y la atención médica de efectivos y familiares. También se crearon programas de acceso a la vivienda, 

La formación de los efectivos en la Escuela Nacional de Policía mejoró de forma notable.

Los nuevos oficiales se gradúan como Licenciados en Ciencias Policiales. Es una carrera de grado universitario, homologada por el MEC. 

Los policías reciben más instrucción en armamento, defensa personal y educación física. Asimismo, se los instruye en criminalística, violencia doméstica, tecnología y uso del inglés.

La formación de los agentes hace hincapié en el respeto a los derechos humanos.

Salarios policiales

Salarios policiales y profesionalización de la policía: claves para un país más seguro
Fuente: Ministerio del Interior

Antes de la llegada del Frente Amplio al gobierno, el trabajo policial no era bien remunerado. Los ingresos salariales eran complementados con la prestación del servicio 222, creado por la Ley 13 318 de 1964. 

Con el paso del tiempo, la actividad policial fue perjudicada por estas tareas de seguridad. Pasaron a ser prioridad de los agentes, y así hubo un aumento de la inseguridad.

En la reforma aplicada durante los gobiernos del FA, el nuevo papel de la policía implicaba un mayor involucramiento en la labor. La mejora del salario era justa y necesaria para eliminar el multiempleo (servicio 222) mal remunerado e informal. A partir de 2011, las horas 222 comenzaron a reducirse sistemáticamente y se regularizaron. De esta manera, podrían ser computadas para la jubilación.

El aumento salarial es claro. En 2017, un agente de policía cobraba $ 32 072. En el 2000, cobraba $ 4300. Esta cifra equivalía a $ 17 102 pesos indexados en 2017. Por lo tanto, el aumento real del salario policial fue de 187,5 % entre 2000 y 2017.

En 2019, el salario es de $ 36 893.

Asimismo, el salario de los cabos ejecutivos del Ministerio del Interior aumentó un 211 % de 2010 a 2019. Además, el salario de cabo ejecutivo de la Policía uruguaya aumentó hasta 351 % desde 2010. Aquí, en este enlace, se pueden consultar los salarios de la policía en 2019.

Mejora del vínculo entre la policía y la comunidad

La profesionalización policial, con una formación que enfatiza el respeto a los derechos humanos, es clave en materia de seguridad. 

Pronto, se abrieron espacios de diálogo para integrar a la policía con otros actores sociales. Así, se crearon las Mesas Locales para la Seguridad Ciudadana. Este programa involucra a la policía como un servicio integrado a la sociedad civil para encontrar soluciones. Policías, vecinos y representantes de consejos vecinales e instituciones se unieron para mejorar la seguridad y convivencia. 

Las tareas de prevención y control mejoran la seguridad. Pero esto solo es posible en un ámbito de diálogo, respeto y conocimiento de la comunidad. 

La reforma NO es la forma. NO a la reforma.