fbpx

En lo que fue la colorida fiesta del 5 de febrero, en la celebración de los 48 años de nuestro Frente Amplio, nos reencontramos para recordar la entrañable historia de nuestra fuerza, escuchar las palabras de nuestras precandidaturas y unirnos más que nunca. Entre mates y banderas, compañeras y compañeros de todas las generaciones demostramos que seguimos dando todo como la primera vez.

La palabra estuvo a cargo de nuestro presidente, Javier Miranda; y nuestras cuatro precandidaturas, Carolina Cosse, Mario Bergara, Daniel Martínez y Óscar Andrade. Hoy repasamos algunas claves en la contundente oratoria de la compañera Carolina Cosse.

Memoria y responsabilidad: el camino que elegimos, no es el más fácil

En este día tan especial para las y los frenteamplistas saludamos a nuestra fuerza política con este video e inauguramos nuestras redes sociales de campaña. #48FA

Posted by Carolina Cosse on Tuesday, February 5, 2019

Nuestra compañera y precandidata, la ingeniera Carolina Cosse, comenzó con palabras de agradecimiento y celebración. Con el pueblo colmando un bellísimo Parque Rodó —que da cuentas del excelente trabajo del compañero Martínez—, caía la tardecita sobre la rambla y pintaba un escenario que hacía emocionar.

«Y en este lugar», decía la compañera, «aquí nos envuelve la música (…) que nosotros mismos hemos creado, con nuestras historias, nuestras historias en común, con la historia que vendrá. Hoy recordamos el momento de creación del nuestro Frente Amplio. Ese momento de creación que permitió que fraternalmente se unieran blancos y colorados, marxistas y democratacristianos y una gran cantidad de independientes se unieron para crear algo nuevo, sin renunciar a su esencia histórica». A lo que agregó:

«Qué valientes. Cuánta valentía se necesita para hacer cosas nuevas, crearon algo nuevo. Se necesita honestidad para hacer las cosas cada vez mejor, pero valentía y responsabilidad, para hacer cosas nuevas… Siempre me pregunto: ¿qué los animaba? En el fondo, ¿qué los animaba?» Todos los pueblos tienen momentos amargos. Difíciles. Y tienen momentos maravillosos. Nosotros, en nuestra historia, tenemos algunos momentos cautivantes. Tenemos la insobornable gesta artiguista, que es nuestra inspiración; tenemos, de manera más reciente, el ejemplo y la trayectoria de grandes hombres y mujeres del Frente Amplio. Son tantos que no los puedo nombrar a todos, pero déjenme con ustedes recordar algunos: Julia Arevalo, Paulina Luisi, Daniela Paisé, Alba Roballo, Susana Dalmás, Berta, nuestro general Seregni, Tabaré, Pepe… cómo se complicaron la vida todos. Porque la vida de todos, todos los que nombré y muchos más, no fue más fácil. No tomaron el camino fácil: es más fácil ser indiferente, es más fácil ser indiferente a los demás (…) ¿qué fuerza los animaba? Es la esencia del humanismo, es el amor. Esa es la esencia, esa es la fuerza transformadora, esa es la fuerza que transforma».

Innovar sin copiar: «la fuerza transformadora del humanismo»

Uno de los momentos más intensos en el discurso de Carolina fue cuando habló de los cambios tan significativos que hemos logrado en estos años. Gracias a nuestros esfuerzos, nuestro país ya dejó de ser un país estancado, logró reducir la pobreza a niveles nunca antes alcanzados en nuestra historia, es un país reconocido y respetado a nivel internacional, con un sistema integrado nacional de salud, con diversificación energética, con un desarrollo tecnológico destacado no solo a nivel regional, sino mundial y, entre tantas otras cosas, un país de derechos, de equidad, de democracia y reconocimiento.

Y, como también señala la compañera, mientras estuvimos trabajando en estos y en tantos otros logros, el mundo ha cambiado. Hoy enfrentamos una realidad diferente, un mundo de cambios veloces y repleto de nuevos desafíos. Pero del mismo modo, con el mismo compromiso, responsabilidad, con la innovación y con la unidad que caracteriza a nuestra fuerza y nuestro trabajo, vamos a seguir enfrentando estos desafíos. La compañera Cosse nos dice así que esta situación la vamos a convertir en un momento memorable y que:

«No lo vamos a hacer aplicando recetas viejas a problemas nuevos, porque nosotros sabemos innovar. No lo vamos a hacer desconociendo derechos, porque nosotros construimos derechos. No lo vamos a hacer retrocediendo, porque lo nuestro es avanzar. No lo vamos a hacer avasallando, porque somos una fuerza de paz y pacificadora. Y no lo vamos a hacer usando el miedo, porque lo que nos une no es el miedo. Lo que nos une es la fuerza transformadora del humanismo».

Aquí parte de lo que se vivió el 5 de febrero: