La precandidata presidencial del Frente Amplio (FA) Carolina Cosse abrió este sábado 6 de abril la parte oratoria del acto de inicio de la campaña electoral del Espacio 609 hacia las elecciones internas del 30 de junio y llamó a seguir avanzando para estar “más cerca de una segunda generación de cambios”. “No aplacemos la primavera”, convocó Cosse.

En esta jornada y con la realización de este acto en el Parque Capurro de Montevideo, en el que se intercalaron los discursos políticos y las presentaciones artísticas, también se realizó la celebración de los primeros 30 años de existencia del Movimiento de Participación Popular (MPP).

En ese sentido, la precandidata evocó “los años 90”, cuando “se derrumbaba el muro de Berlín” y cundía “la desazón” en filas de la izquierda en todo el mundo. Fue “un  proceso muy duro” en cuyo curso “muchos grupos de izquierda eran abandonados por sus militantes” mientras que “la doctrina neoliberal” iba “arrasando” con toda concepción igualitaria y democrática. 

En aquel entonces, “del lado nuestro” no había “nada que le contestara” al pensamiento único que proclamaba el ´fin de la Historia´. Pero en Uruguay, “por esos tiempos, una persona fue muy importante” para Cosse y muchos miles, una persona que “acá en Uruguay empezó a hablar de ideología” otra vez y “a convocarnos a pensar y a filosofar”.

Esa persona “hablaba de la vida” y de “esta cosa colectiva que era la Humanidad”, recordó la ex ministra, refiriéndose a continuación a la identidad de la persona aludida. “Para mi Pepe fue reencontrarnos con el afán de querer cambiar la realidad (…) para muchos de nosotros fue eso” en los años posteriores al fin de la primera experiencia socialista mundial.

Pepe Mujica representó de esa forma “una reconciliación de las ideas”, y lo fue hasta el punto de que dos décadas después del inicio de aquella reconstrucción de esperanzas y herramientas colectivas, Uruguay se ha transformado en “un país que le dice al mundo que otro mundo es posible”. Esa persona “se llama Pepe” y “nosotros lo hicimos presidente”, celebró.

La precandidata también contó que “después (…) conocí a Lucía” Topolansky, la Vicepresidenta de la República a la que comparó, desde el humor y el afecto, con uno de esos “ríos que desembocan en el mar” y a los que es mejor “no obstruir” en su curso. “Una verdadera comandante de la esperanza”, caracterizó a la veterana luchadora y compañera de vida de Mujica.

Ese caudal histórico de luchas y esperanzas colectivas por un mundo  de igualdad y justicia del que Pepe y Lucía son símbolos vivos para miles y miles en Uruguay y en el mundo, riega y cosecha actualmente “un proceso vivo de renovación” que se expresa en “una nueva generación” de militantes comprometidos con un presente y un futuro de igualdad y vida digna. Una generación “nueva en edad” pero antigua “en el compromiso”, de la que el diputado Alejandro “Pacha” Sánchez es un ejemplo paradigmático, destacó Cosse.

También en estas tres décadas de construcción pero especialmente desde que el pueblo uruguayo fue transformándolo en el sector más grande de la izquierda uruguaya, “el MPP ha hecho gala de algo muy importante” como es “la unidad”. “Cuando se es chico es ser fácil ser unitario” pero es difícil mantener la conducta unitaria “cuando se es grande”, reflexionó, resaltando que “los compañeros del MPP” incluso “siendo gobierno (…) han hecho gala de ese ejercicio de la unidad”.

Esto tiene especial importancia no solo por su valor político e institucional de primer orden sino además porque “la actitud y la conducta de la unidad” son la “expresión política de la solidaridad en el campo de las ideas”, con lo que esa práctica consecuente tiene también un relevante valor ético.

Y dado que los frenteamplistas y luchadores sociales “venimos todos desde lejos” y siendo que “los procesos ruedan” con el desarrollo histórico, “nuestra fortaleza principal en el Frente Amplio es la unidad”. “Nosotros hoy estamos aquí por los caminantes que estuvieron antes”, recordó.

En virtud de esa construcción histórica y unitaria, actualmente “estamos muy bien preparados para seguir cambiando”, para abordar “los retos del presente y los desafíos del futuro”. En este mundo de cambios vertiginosos “hay que seguir (…) porque frente a las incertidumbres del mundo, nosotros tenemos certezas” sobre el rumbo y los caminos a andar, indicó Cosse.

Se trata de caminar “todos juntos, empecinados y juntos. No nos resignemos frente a las dificultades del presente, porque eso es resignarnos al futuro”, razonó la oradora. Señaló en esta dirección que “la pregunta no es si llegamos” ya que “siempre estamos llegando” y al mismo tiempo “siempre se vuelve a empezar: la pregunta es adónde seguimos”. Por eso “demos los primeros pasos de esta edad joven que nosotros mismos hemos traído a la realidad”, invitó a la nutrida concurrencia.

“Para nuestras almas andariegas no les propongo llegar, les propongo seguir (…) por eso proponemos una segunda generación de cambios”, que implica continuar el tramo del camino emprendido en 2005 pero “seguir distinto” a lo hecho hasta ahora, y esto “podemos hacerlo ya”.

Eso significa que “hoy la tarea más importante es movilizar y movilizar a todo el Uruguay (…) para que la mayor cantidad de personas vote el 30 de junio (…) para que nuestro Frente Amplio salga fortalecido” hacia las elecciones nacionales de octubre y con ello “estar más cerca de una segunda generación de cambios”.

“No aplacemos la primavera (…) estamos llegando, compañeros, y hay que seguir, y es ya, es ahora”, convocó Cosse.