fbpx

Voces de la oposición han señalado la necesidad de una «flexibilización» en el próximo período. Esta palabra esconde la supresión del salario mínimo y la eliminación de los consejos de salarios. Como sabemos, la negociación colectiva ha conquistado derechos para todas y todos los trabajadores. Sin ella, la sociedad conocería una desigualdad aun mayor. 

Es importante recordar qué pasó con los consejos de salarios antes y durante los gobiernos del Frente Amplio.

Eliminación de los consejos de salarios: blancos, colorados y la pesadilla del liberalismo

Con la llegada al gobierno del Partido Nacional, los consejos de salarios fueron suprimidos. Blancos y colorados consideraron que el Estado debía dejar de participar en la negociación tripartita. Según los adalides del liberalismo, los consejos de salarios detenían el crecimiento económico.

Entonces, los consejos salariales dejaron de ser convocados, con la promesa de que habría menos desempleo y salarios más altos. Sin embargo, lo único que lograron fue que el salario real no creciera. Y algo peor.

Es cierto que hubo un crecimiento económico desde los 90 hasta la crisis del 2002. No obstante, los precios aumentaron por encima de los ajustes salariales. Así, la distribución de ingresos fue desigual. O dicho en otras palabras, hubo una mayor concentración de la riqueza, y la brecha entre ricos y pobres creció. 

La crisis del 2002 sumergió aun más el país.

La restitución de los consejos y el crecimiento económico

Fuente: BID

En el 2005, con la llegada del Frente Amplio al gobierno, los consejos de salarios fueron restituidos. ¿Qué consecuencias tuvo? Los números hablan por sí solos:

Más datos: Uruguay fue considerado el país con las mejores condiciones laborales de Latinoamérica por el BID. La calidad, entre otras cosas, se mide por «cuántos trabajadores reciben salarios […] suficientes para superar la pobreza».

Gracias a los conesjos de salarios que revivió el Frente Amplio, Uruguay es el mejor país para trabajar en América Latina

Ninguna de estas cifras y consideraciones sería posible sin los consejos de salarios. Es el ámbito en el que las y los trabajadores, empresarios y el Estado dialogan y garantizan condiciones de trabajo justas.

Sin los consejos de salarios, la fuerza laboral perdería derechos y beneficios. Y la distribución de ingresos sería mucho más desigual. 

Queda mucho camino por andar. Y quizá haya aspectos que pueden mejorar. Pero trabajadores y trabajadoras siempre creeremos en la negociación colectiva y las garantías de los consejos de salarios.