fbpx

Como ya es habitual desde hace una década, la realidad sigue contradiciendo los sombríos pronósticos de muchos consultores y consultorías, que a menudo confunden deseos con realidades. El economista Talvi candidato reciente del Partido Colorado, así lo hizo, coincidiendo sus análisis con sus simpatías políticas. Economistas de la dictadura (Caumont, Protasi) vinculados al expresidente L.A. Lacalle o al Partido de la Gente (Novick) como Javier de Haedo pronosticaron, nostálgicos, una inminente recesión de la economía uruguaya arrastrada por el caos neoliberal de Argentina y Brasil.

Por:  economiapolitica.uy

Lo cierto es que el crecimiento económico, aunque menguado, sigue presente en la economía uruguaya, alargando la fase de expansión del ciclo económico que comenzó en 1998. En el segundo trimestre de 2018 el crecimiento alcanzó 2,5% si lo comparamos con igual trimestre de un año atrás, y 2,1% si lo medimos anualizado a junio. Podemos también observar el crecimiento en lo que va del año, 1er. Semestre, constatándose un incremento del 2,4% con respecto al primer semestre de 2017.

El PBI en dólares es una medición que a menudo se utiliza en la comparación internacional, y como base para la construcción de indicadores sobre el riesgo de las economías. En junio de 2017, el PBI anual de Uruguay alcanzó la suma de 57.314 millones de dólares, mientras que a junio de 2018 aumentó a 60.526 millones de dólares, casi un 6% mayor, reflejo de un crecimiento de precios internos por encima del aumento de la cotización del dólar. Si lo

comparamos con la deuda neta del sector público (deducidas las reservas internacionales), nos muestra que el endeudamiento alcanzó el 30% del PBI anual en junio de 2017, y el 32% en junio de 2018. Proporciones por demás aceptables para los organismos internacionales.

A su vez, de entre sus antiguos compañeros de ruta, en términos progresistas, solamente Uruguay y Bolivia mantienen niveles de crecimiento en el contexto de la coyuntura menos amigable que se inició en 2014, revelando, en la gran mayoría de los casos (Argentina, Brasil, Ecuador) que el abandono de las políticas de inclusión social con alta participación del estado han producido desequilibrios de tal magnitud que el retroceso se expresa en la pérdida de crecimiento económico y el aumento de la pobreza.

La gráfica que exponemos a continuación contempla las tasas de crecimiento anuales durante todo el ciclo 1998-2018. Se evidencia que el peligro de recesión se aleja cada vez más, a medida que el crecimiento se sigue manifestando con tasas superiores al 2% desde el primer trimestre de 2017. Pensamos que este va a continuar, y que el año 2