En una nueva edición del programa radial Espacio para pensar: Reflexiones de José «Pepe» Mujica en M24, el compañero y expresidente retoma la audición para compartirnos algunas consideraciones sobre la realidad político-económica que, en relación con la guerra comercial entre Estados Unidos y China, atañe a nuestra región. Más precisamente sobre los efectos que el conflicto representa para las economías locales y las formas en las que sus consecuencias golpearán a los distintos sectores de la sociedad, determinando qué será lo que estará en juego en cuanto a los gobiernos de turno: proteger a los débiles o a los fuertes.

Tropezar con la misma piedra

Y, en este sentido, nos invita a tener memoria y considerar la historia reciente, evocando aquella afirmación de antaño que nos recuerda que «(…) los seres humanos somos los únicos que tenemos la cualidad espantosa de tropezar varias veces con la misma piedra». En efecto, terminamos «olvidando las lecciones de nuestra propia historia. No aprendemos del devenir de las generaciones que nos precedieron y se nos hace frecuentemente inútil el posible aprendizaje», afirma el compañero antes de explicar el porqué:

«Porque estamos viviendo hoy en un mundo que está padeciendo una formidable coyuntura en la que los humanos parecemos locos. Porque, entre muchas otras contradicciones, por lo de la Amazonia —disparates por acá y por allá— y por cosas imposibles de explicar, como la crisis argentina (un país lleno de riqueza, pero sumido en la pobreza), este mundo de locos tiene como telón de fondo (…) que las dos economías más importantes del mundo están enfrentadas. Están luchando.

Y la política actual de Estados Unidos ha hecho trizas todos los acuerdos, todas las instituciones que lentamente se fueron forjando por muchas contradicciones y padecimientos en los últimos 80 años».

Una lección de historia

El enfrentamiento entre las dos economías más importantes del mundo, «está multiplicando la incertidumbre a nivel mundial (…) Y esa incertidumbre tiende a crear inestabilidad económica en el mundo, generando contradicciones impensables», señala Mujica. En este sentido, el compañero recuerda que esta situación de inestabilidad e incertidumbre es casi una lección de la historia, una constante que marca y ha marcado el pasado de todos los pueblos latinoamericanos.

Se trata, además, de un macroescenario internacional en el que, lamentable pero ciertamente, las economías de nuestra latitud carecen de una capacidad real de incidencia y a las que solo les queda esperar las consecuencias, no solo en términos comerciales, sino mayoritariamente políticos. Sobre este punto, «Pepe» Mujica refiere al nudo central de su intervención: qué es lo que realmente está en juego en esta contienda.

«Lo que estará en juego»

Ante la fragilidad que marcan las economías regionales frente a la dictaminación de reglas del mercado internacional y las consecuencias de arremetidas comerciales entre superpotencias, «ajenas a las voluntades que puedan tener los gobiernos de turno», lo único que parecería quedar por hacer es intentar que las repercusiones golpeen con menos fuerza a los más vulnerables. Por ende, la cuestión es una cuestión política. En palabras de «Pepe»:

«Los costos negativos no los impone la economía del mundo o el mercado internacional: la política y solo la política, con sus decisiones, puede determinar si las consecuencias negativas se reparten entre los hombros más fuertes o los hombros más débiles de la sociedad. Esta es la cuestión de fondo. Por esto empezamos de vuelta este espacio de audición. Esto es lo que está en juego frente a la incertidumbre del mundo en el que nos toca vivir hoy.

Si Estados Unidos y China siguen torpedeando el comercio mundial, inevitablemente habrá enfriamiento de las relaciones comerciales. Porque son demasiado grandes e influyen directa o indirectamente en todo. Y van a influir en la corriente de precios. Nadie tiene claro en este momento lo que pasará. Pero si una vez más se nos impone la crisis por los avatares del mercado mundial, el futuro gobierno que tenga el país va a influir en si termina protegiendo a los débiles o protege a los fuertes

Esto, precisamente, es lo que estará en juego».


Espacio para pensar: Reflexiones de José «Pepe» Mujica en M24.