fbpx

El pasado sábado nos reencontramos en un nuevo Agite 609, para seguir compartiendo, militando con alegría y con esperanza, ¡con sueños que siguen al Frente! Desde las 15:00 horas, colmamos un Kibón en donde no solo contamos con la compañía de un tremendo sol, sino también con la participación de las compañeras y los compañeros de siempre. 

José «Pepe» Mujica, Alejandro «Pacha» Sánchez, Yamandú Orsi, Sebastián «Tati» Sabini y Cecilia Cairo nos dejaron algunas palabras. Además, Gerardo Nieto, la Teja Pride, Ana Prada, la Murga del Agite y Sonidero Mandinga musicalizaron y llenaron de energía la tarde.

Y, entre otras cuestiones, el compañero y expresidente, nuestro querido José «Pepe» Mujica, nos contó por qué volverá al parlamento para seguir luchando y nos dejó unas reflexiones que necesariamente hay que repasar.

Porque hay que tener memoria y pelearla como siempre, pero también como nunca antes. Vamos a repasar el discurso del compañero.

No olvidar la historia reciente, hay que tener memoria

La historia reciente, tanto de nuestro país como de la región, es un instrumento fundamental para comprender la realidad contemporánea. En este sentido, hay que «vivir para aprender y tener apertura, porque uno aprende con la historia: la historia es el tajo vivo de una nación. Y es una lección permanente», nos recordó «Pepe».

Los calvarios que atravesamos en los 90 y principios del 2000 tienen una explicación histórica. Y las formas en las que logramos sortear aquellas sombras, no son casualidad. Como dice Mujica: «no cayeron del cielo (…) hay que tener memoria».

Fragmento del discurso de «Pepe» Mujica en el Agite 609 de Kibón.

Trabajadoras, trabajadores y salarios

Tras repasar las situaciones por las que atravesó el país durante los últimos 70 años, el compañero remarcó los innegables desarrollos y mejoras en el bienestar del pueblo, las trabajadoras y los trabajadores del Uruguay. Al respecto, «Pepe» señalaba:

«Llevamos 15 años intentando dar vuelta la historia de casi 50 años de caída en el país. Y no hay que olvidarlo: las cosas no empezaron ayer. No somos dioses. No somos perfectos. Pero hoy la masa de trabajadores uruguayos gana el 55 % más en términos promedios y reales de lo que ganaba cuando llegamos al gobierno».

Más estudiantes que en ningún otro momento de la historia

Mujica también reiteró que, lejos de creer que hemos hecho todo a la perfección y aún con mucho camino por recorrer, hay logros y avances en nuestro país que no pueden explicarse sino por los últimos 15 años de gobiernos frenteamplistas. Y es un hecho que no se puede negar, como los avances en educación. Al respecto, «Pepe» señaló:

«(…) ¿Que es suficiente? No, no. Claro que no es suficiente. ¿Que tenemos deudas? Claro que tenemos deudas. Pero recordemos: ahora nos ponemos orgullosos porque el 50 % de los estudiantes universitarios son hijos de padres que no son universitario. Y nos ponemos contentos por eso».

Por primera vez en la historia del país, realmente podemos hablar de descentralización

José Pepe Mujica en el Agite 609 del MPP en Kibón
José «Pepe» Mujica en Agite 609 en Kibón.

Otro claro ejemplo del desarrollo de la educación en nuestro país es la creación de la UTEC y la descentralización educativa. «(…) se habló toda la vida de descentralización. Se habló toda la vida de priorizar el interior», decía el compañero, pero, efectivamente, no fue hasta que el Frente Amplio llegó al gobierno que realmente lo pudimos hablar en serio.

Respeto y reconocimiento a los trabajadores trabajadoras y trabajadoras rurales y domésticas

Lo mismo con el trabajo rural y doméstico, una vida entera en la explotación y la falta de reconocimiento, hasta que llevamos al FA al gobierno. En este sentido, Pepe decía:

«(…) Pero tuvo que llegar un gobierno del Frente para, en primer término, reconocer el papel de los trabajadores rurales y reconocerles que se cumplieran las ocho horas para los trabajadores rurales».

Además, el compañero agregaba:

«200 años olvidados. Como el último orejón del tarro. Y tuvo que llegar un gobierno del Frente para que se acordaran del personal de servicio. De las sirvientas, que tuvieron que bancar generaciones para que tengan seguridad social y reconocimiento. 

Y tuvieron que llegar los gobiernos del Frente para que pelearan para que la inmensa mayoría de los trabajadores estuvieran empadronados y tuvieran posibilidad algún día de jubilarse.

Estas cosas son tremendas. Cuando sos gurí no te das cuenta porque los desafíos de la juventud te tapan el horizonte de lo que ves, pero cuando los años se te vienen encima, el tener seguridad social, el tener el recule de una pequeña pensión, de una jubilación, es la diferencia entre la vida y la muerte y el olvido.

No te olvides: esto es fundamental. Y esto no cae de los cielos, no cae de los dioses. Esto hay que pelearlo, pelearlo y pelearlo».

Hay que tener memoria».

De mentiras y propaganda: ¡Ay, qué espantoso el Uruguay!

Otro de los puntos centrales de las palabras de «Pepe» fue el de las noticias falsas y las enormes inversiones de la derecha en la producción masiva de mentiras, en instalar el miedo y fabricar la más absoluta ignorancia engañando a la gente con la tecnología

Sobran los ejemplos. La oposición trabaja arduamente en generar malestar en el pueblo, en dividir y en intentar soslayar los irrefutables logros de nuestro país, más justo y equitativo que en ningún otro momento de la historia. En esta campaña nos han reventado a publicidad, nos trajeron candidatos prefabricados y nos los metieron hasta en la sopa, o lo que hoy es peor: en el teléfono que llevamos en el bolsillo.

Pero no hay peor ciego que el que no quiere ver. Y para ver, solo hace falta levantar un poco la vista, sacarla del celular y, como decía nuestro compañero, «mirar pa’ enfrente».

Argentina, Brasil… pueblos hermanos atados de manos por la derecha. Padeciendo el rancio apetito del neoliberalismo, con sus marketineras recetas mágicas aprendidas de memoria.

Al respecto, «Pepe» es clarísimo:

Ni como Chile, Perú o Paraguay: hoy, Uruguay no necesita parecerse a nadie

Igual de clara es la visión del compañero en relación con el modelo de nuestro país y en el hecho de que, sin lugar a dudas, Uruguay no necesita parecerse a ningún otro país de la región. Ni Perú, ni Paraguay, ni Chile. Sobre este punto, el único que pareció interesarle a la prensa, el compañero señalaba:

«No me vengan a plantear cucos. El Uruguay tiene problemas, claro que los tiene, pero en el contexto de América Latina ha sido, y es, el país que reparte mejor, el país que tiene mayor masificación de la clase media. Entonces no peleamos contra Uruguay. 

No queremos un Uruguay que sea como Chile, ojalá que Chile pueda superar la injusticia que tiene con los mapuches, ojalá que chile pueda tener algún día estudiantes que no queden hipotecados para terminar la carrera. Ojalá chile pueda repartir un día como repartimos en el Uruguay, y se lo deseamos.

Nuestra lucha es por mitigar esas enormes desigualdades, porque la vida es hermosa en sociedad y los seres humanos dependemos los unos de los otros. Peleamos por una sociedad más justa, mucho más igualitaria y que dé oportunidad a todos».

Las palabras de Mujica sobre este aspecto fueron relevadas por la prensa con ánimo de suscitar polémicas, como es habitual. Asimismo, el respaldo fue total:

Del neocolonialismo, la distribución y acumulación de riquezas

Otro de los temas centrales abordados por «Pepe» fue el del neocolonialismo, esa nueva forma de dominación colonial a la que buscan someternos las grandes trans y multinacionales. Sobre este punto, el compañero reafirmó la importancia de darle «coraje y respaldo» a la industria nacional para no «terminar todos de peones en las multinacionales». Además, en relación con la disparatada distribución y acumulación de riquezas que marcan el absurdo de nuestros días, agregó:

«De lo contrario, este mundo de empresas transnacionales es un neocolonialismo. Ahora no te invaden, no te ponen la bandera… no, ahora todos los clavos te los comes vos: se quedan con lo mejor, con lo que deja más tasa de ganancia. 

Y nos encontramos con un mundo infame. Curiosamente, donde la economía crece, pero hay gente que gana 100 millones de dólares por día. ¿Vos crees que podemos hacer algo con eso? Si no tenemos un Estado que nos defienda, marchamos al spiedo

Este es el problema». 

Pelear por esta herramienta que se llama Frente Amplio: no se callen la boca

Finalmente, «Pepe» cerró con una invitación igual de elemental: seguir peleando, seguir el boca a boca y seguir militando con alegría:

«Por eso les pido que peleen por el Frente en este tiempo que queda. Que ayuden a nuestro pueblo a pensar un poco más en profundidad. Que no se coma la pastilla. Porque existen nuevos métodos de propaganda que son fáciles de utilizar hoy (y los están utilizando). Y, en definitiva, ha costado mucho crearle al pueblo esta herramienta que se llama Frente Amplio.

Vamos a llevar al “Pelado” Martínez a que sea presidente —ya se lo dije, le tengo confianza—, pero fundamentalmente, lo que tiene que mantenerse en el gobierno es una consciencia de equidad. De no olvidarse de los últimos de la fila. De que el progreso material no sirve si no hay progreso humano. Y el progreso humano debe, en primer término, priorizar a los que están más jodidos.

Por todo esto, compañeros, no se callen la boca. Sean militantes y hablen con los vecinos. Nada supera el mano a mano. Gracias, gracias de todo corazón». 

Sin más, reviví todo el discurso de «Pepe» Mujica en el Agite 609 de Kibón acá: